Inicio arrow Quienes Somos arrow Breve Historia
Breve Historia

Desde 1950 hasta la actualidad: La fuerte expansión de la membresía es acompañada por una importante cantidad de egresados, en total veinticuatro. Algunos de ellos provenían de otras iglesias luteranas (Iglesia Evangélica Luterana Unida y Colombia). A los profesores Lehenbauer, Lange  y Keller se agregaron los profesores Sexauer y Schneider.

 

En los años 60 el Seminario pierde a dos profesores, Keller y Schmidt. Sobre fines de la década algunas cuestiones teológicas e ideológicas que sacudían el continente logran afectar la vida de la institución, manifestándose sus efectos en la década siguiente. Surgen inquietudes respecto al modelo pastoral imperante. Son tiempos en los que se impone una apertura. El Seminario participa en la fundación de la Asociación de Seminarios e Instituciones Teológicas (ASIT). A pesar de las dificultades, en esta década egresaron veintidós candidatos al pastorado.

 

En los años 70 la institución atraviesa su crisis más aguda. La incapacidad de canalizar las tensiones previamente gestadas, derivadas en problemas disciplinarios, provocaría una gran pérdida de alumnos. Estrategias diversas, tales como el envío de algunos alumnos a Brasil, no lograrían revertir el panorama. Tan sólo dieciséis graduados confirman la tendencia negativa de la década. La institución estuvo cerca de su cierre. Al comienzo de la década se había transformado el curso de pre-seminario en un instituto secundario. La perspectiva teológica y confesional de la IELA estaba siendo probada. A nivel de la iglesia se instaura el Plan Maestro que persigue la autoexpansión, el autogobierno y el autosostén de la iglesia. Sobre fines de la década comenzaría una nueva etapa para la institución y para la iglesia.

 

La década del 80 trajo cambios y crecimiento, con una buena cantidad de alumnos. El Curso Nocturno de Teología abrió la institución a la capacitación de los hermanos y hermanas laicos de Bs. As. Más de treinta bachilleres graduados en la década, algunos de ellos adultos casados, revelan el nuevo rumbo. Se crean los niveles inicial y primario en el Instituto, se forma la congregación La Concordia a partir de un trabajo misional en el Instituto, se percibe un renovado énfasis en el evangelismo y la misión. Surge el Centro de Estudiantes (CESC), se comienza con las jornadas de crecimiento y en la segunda mitad de la década se lanza el Curso por Extensión para formar a los laicos en el interior del país. Por diversas razones, más tarde se discontinúa.

 

 La década del 90 permite afirmar la identidad confesional luterana de la iglesia y de la institución. Inquietudes en el alumnado por cuestiones pedagógicas ayudaron a mejorar el nivel académico de la institución. El crecimiento del Instituto generó problemas de espacio y de asimetría que afectaron la vida institucional. La fuerte reducción de subsidios del Sínodo impone recortes administrativos y curriculares, proyectando dudas sobre la futura viabilidad de la institución. A pesar de las dificultades se hicieron los cursos “Seminario para Todos”, Jornadas de Capacitación Pastoral, se estableció un convenio de pasantías con la fundación Cristo Para Todas las Naciones (CPTLN).

Dentro del nuevo milenio al Seminario se le plantea el desafío de abrirse a nuevas modalidades de capacitación, administración y financiación. Varios temas fueron abordados, pero no todos resueltos. El Programa de Educación Teológica por Extensión (PETE), que funcionó durante algún tiempo en forma independiente al Seminario, fue incorporado al programa general de la institución. La Escuela de Misioneros, otra área ligada al Seminario, trata de responder a la necesidad específica de formar obreros para la misión transcultural. En el área administrativa se independizan el Seminario y el Instituto y en lo edilicio se proyecta la construcción de un módulo habitacional para estudiantes.



 
© 2018 Seminario Concordia
aulaNet Diseño de Sitios Web Dinámicos